iPod: mi escape del mundo a través de la música

 iPod, el grande de la música que cambió como escuchábamos y comprábamos música es también un gran olvidado por muchos. Cualquier dispositivo móvil puede ofrecer mucho más de lo que el iPod ofreció en su momento, pero sigue ahí, y no se ha dejado de fabricar. 

El viejo confiable

Sé que el iPod puede sonar algo bastante obsoleto, pero si van a la página oficial www.apple.com se puede ver que su línea de shuffle, touch y nano siguen siendo fabricados y comercializados. Eso sí, no es ese modelo clásico que fue anunciado a finales del 2001 por Steve Jobs. El iPod a cambiado mucho, que a diferencia del shuffle, su diseño ha cambiado bastante. 

iPod clásico
Foto: cortesía de technobuffalo.com

Toda mi música digital comprada y mis CDs favoritos siguen con vida en mi viejo, pesado y confiable iPod clásico del 2007; bueno al menos parte de ella. Debo ser honesta, el viejo confiable pasó el resto de sus días en mi cajón confiable en mi escritorio confiable de mi confiable habitación. 

Escapando de la realidad

La razón por la cual soy una fan leal y usuario del iPod hasta el día de hoy, es para escaparme de la realidad lo más posible. Debo admitir que soy de aquellas que disfrutan de un paseo por la ciudad, pero no soporto los ruidos que son parte de ella. 

Disfruto muchísimo de la combinación de mi música predilecta junto con el paisaje, por lo que escuchar música se ha vuelto parte de mi día a día: para ejercitarme, para ir al trabajo, para ir de paseo, al supermercado o para los trayectos más cortos entre un sitio a otro. 

Durante un tiempo, he de confesar, que me incliné por esta tecnología integrada móvil del iPhone: que tiene teléfono, Internet, cámara de fotografía y vídeo, entre tantas aplicaciones; pero algo sucedió, mi escape de la realidad no era completo. 

Cada mensaje de WhatsApp o notificación de Facebook o Instagram interrumpía ese momento épico o clímax de mi canción favorita. Pueden llamarme neurótica, pero es algo inaceptable.

Lamentablemente no sólo consumía la batería de iPhone en tiempo récord, sino que no podía concentrarme en mi música, esa que me protege de los agobios de la cotidianidad. 

Mi iPod shuffle, siempre ahí. 

Cuando salgo a trotar por la noches, es mi momento para drenar todo el estrés de las responsabilidades de la vida adulta. Creo que cualquiera puede entenderme. Y para eso salgo siempre salgo con mi iPod Shuffle: no pesa nada, no tiene una pantalla táctil y es simplemente perfecta para correr. 

Sin embargo, yo no estuve ahí para mi iPod shuffle. Lo perdí una noche. Los detalles no son muy importantes, pero me conseguí unos amigos, por lo que apagué mi iPod y luego continúe mi camino… el resto es historia. 

iPod Shuffle
Foto de apple.com

Afortunadamente muchos ya no ven el valor en los iPod y me fui a una página de segunda mano www.venta.com.ar/ipod-shuffle-apple donde compré un iPod shuffle como nuevo por mucho menos costo de lo que sale por la tienda oficial de Apple. 

Se podría decir que la basura de uno es el tesoro de otros.