Adiós a los hípsters

La moda hípster de los últimos años ha sido el último grito en masculinidad: chicos barbudos en bicicletas cool, gafas con monturas enormes y calcetines vintage a rayas que se dirigen a la exposición de arte del momento. ¿Os suena? Pues está tendencia está siendo desbancada.

Los yuccies, los fitsers y los metroespirituales llegan con fuerza y parece que se van a imponer a los modernitos gafotas. La era hípster llega a su fin. Era de esperar, cuando encontramos barberías hípster a cada esquina, algo falla.

Hablamos de la evolución del hombre que se deja definir por sus hobbies y no por su poder adquisitivo. Un hombre del siglo XXI interesado por la moda como forma de expresión personal. Con inquietudes intelectuales, se aleja de ser clasificado como basic bro.

Yuccies

Reconoceremos a los yuccies (young urban creatives) por su atuendo minimalista. Más preocupados por su intelecto que otra cosa, desprenden una actitud cosmopolita cómoda. En muchos casos, se trata de emprendedores o profesionales de la tecnología. Encarnan este estilo celebridades como Ryan Reynolds o Robert Pattinson.

ryan reynolds yuccies
Foto de hola.com

Fitsters

A un lado opuesto están los fitsters, chicos extremamente preocupados por su aspecto físico. En su cuenta de Instagram no sale nada más que sus músculos y sus sesiones de gimnasio. Se depilan. Visten con un look deportivo pero cuidado. Sí, son los de las zapatillas blancas impolutas. Vin Diesel es un buen ejemplo de fitster.

Metroespirituales

Por último, tenemos a los metroespirituales. Son hombres neo-hippies, aficionados al yoga y a la comida ecológica y sana. Algunos hasta practican meditación. Suelen estar involucrados en causas como la conservación del medio ambiente y la erradicación del hambre en países en vías de desarrollo. Richard Gere es su embajador.

¿Os habéis identificado con alguna de estas tendencias? Los hombres del siglo XXI evolucionan y nos encanta ser testigos, ¡pronto más!